PAISAJES DE LA MEMORIA

La idea de este proyecto empezó con la gran atracción que siempre he tenido por los sitios abandonados (ver imágenes). Durante varios meses estuve buscando lugares hasta que dí con la ruina de la Antigua Caserna de Carabineros, situada junto al mar y en plena Reserva de la Biosfera, entre la Zona Franca y El Aeropuerto.

 

Se trata de una zona que ha sufrido gran cantidad de transformaciones a lo largo de la historia, viéndose reducida por la expansión de las áreas industrializadas. Este complejo contexto social y geográfico me impulsó a realizar una intervención que abarcara tanto la ruina como el entorno. 

A través de la investigación exhaustiva de lecturas, imágenes, mapas y entrevistas, descubrí una memoria y un presente que revelaron la necesidad de crear un relato que estableciera un diálogo físico y temporal con el lugar.

 

Decidí pues diseñar un recorrido que explicara y homenajeara el pasado del hombre en contacto con la naturaleza que ha quedado borrado y olvidado y a la vez invitara a una reflexión sobre la sociedad en que vivimos, basada industrialización masiva que somete a la naturaleza. 

La intervención es, así mismo, compatible con el ritmo biológico del entorno; no interfiere con él, se posa sobre el terreno y está planteada al margen de la zona con más biodiversidad de la reserva, recorriendo terrenos pobres, yermos y abandonados.

 

Además, la intervención, al no ser invasiva y aportar agua, vegetación y cultivos en distintos puntos, podría contribuir al anidamiento y la reproducción de especies. 

Finalmente, el recorrido es una propuesta para recuperar la mirada, la escucha, el andar, la experiencia sensorial y la reflexión a través de la comprensión del paisaje.

El objetivo no ha sido crear un recorrido y llenarlo de cosas ni dotarlo de funciones, sino aportarle un significado.

 

El recorrido está dividido en cuatro tramos y cada uno de ellos hace referencia a sucesos o planteamientos del punto en el que se encuentran.

PREMIO EI! ELISAVA al mejor Proyecto Final de Grado en la categoría "Society"

TRAMO 1: RECUPERAR LOS TERRENOS RESIDUALES

Zonas cubiertas con cañizo y de descanso a lo largo de la pasarela.

Inicio de la pasarela y canal de agua que lo acompaña.

Trazado de la pasarela basado en la retícula de campos de 1956.

Recuperación de cultivos tradicionales del Prat como homenaje.

Prototipo de la pasarela y representación del terreno abandonado.

El primer tramo del recorrido reconoce los campos antiguamente cultivados que en la década de los 90 cayeron definitivamente en el abandono para sumarse a los terrenos residuales del Prat. La intención ha sido que su memoria, a través de los perfiles aun visibles de cada una de las antiguas parcelas, sea la que marque la forma de este camino que arranca justo en el límite entre los campos actualmente cultivados y los de carácter residual. Esto genera giros de 90º que obligan a dirigir la mirada y nos permiten apreciar diferentes aspectos del entorno.


Al igual que en los campos que actualmente se siguen cultivando, estos terrenos se nutrían de canales de agua que los recorrían. Les devolvemos por tanto de nuevo el agua reconociendo su importancia fundamental como generadora de vida y recordando su presencia en el pasado. Paralelamente, como el objetivo es de alguna manera recordar y hacer renacer lo que en su momento fueron estos campos, también en coherencia con la geometría de las antiguas parcelas se han incorporado plantaciones de vegetales característicos del Prat como las alcachofas o las habas. De esta manera, el homenaje al cultivo tradicional del Prat y el terreno residual como consecuencia del abandono conviven en una evolución natural conjunta.

TRAMO 2: EL RENACER DE LA RUINA

La ruina de la Caserna de los Carabineros es el núcleo del recorrido y acentúa el contraste geográfico entre la degradación causada por su abandono y la zona Franca, que se visualiza a lo lejos, con su imponente fuerza y constante desarrollo industrial. La ruina, muestra del deterioro, el olvido y la inutilidad no-productiva. En ella, la naturaleza reconquista su lugar original en nuestra ausencia. La principal aportación en este tramo es el agua, que recorre espacios y desniveles y crea otros nuevos. Rehidrata la ruina muerta y árida y convierte la visita en una experiencia mucho más sensorial y agradable, además de recordar el vínculo que los carabineros tenían con ella.

entrada.jpg

Entrada a la ruina desde la pasarela. El canal se convierte en un surco en el suelo.

montaje hierros.jpg

Recreación simbólica de los volúmenes de las habitaciones mediante varillas de rea.

Zonas de descanso cubiertas con cañizo.

Recreación de las cubiertas mediante cañizo.

El sonido nos acompaña a lo largo del recorrido, volviendo a llenar el antiguo lavadero y creando una amplia balsa que se atraviesa de lado a lado el patio de la ruina.

La segunda intervención ha sido recrear el habitar de los carabineros. En el suelo de lo que fueron sus viviendas, las malas hierbas han crecido sobre los surcos que dejaron los antiguos tabiques divisorios dibujando claramente las estancias.

Finalmente, se reconstruyen algunas partes de las cubiertas utilizando de nuevo el cañizo como elemento tradicional de construcción del entorno. Estas zonas cubiertas potencian el juego dinámico de luces y sombras ya existente y a su vez refrescan la visita en los meses más calurosos. También se produce en los pasillos exteriores del patio.

Surco de agua que pasa por la antigua cisterna y las escaleras hasta el lavadero.

Sección de la ruina. Entrada desde el primer tramo (izquierda), salida hacia el tercero (derecha). El agua llena el lavadero y cae a la nueva balsa.

TRAMO 3: HUELLAS

Este tramo recupera las huellas de los carabineros, recordando sus largas y repetitivas rondas de vigilancia por la playa. Después de haber atravesado la ruina entendida como elemento arquitectónico en descomposición, la línea del recorrido, se posa en la arenna y se rompe en pasos de terracota de diferentes medidas que unidos forman un camino que de nuevo nos obliga a ir cambiando la mirada mediante giros de 90º. Después de recorrer la playa, cruza un canal por medio de un pequeño puente elevado. En este recorrido el visitante siente la arena y el agua más próximas, recordando este vínculo que los carabineros tenían con la playa y el mar.

llegada pasos.jpg

Los pasos acercándose hacia el 4o tramo, vista de la Zona Franca.

Los pasos por la playa. 

Tramo 3 cruzando el Canal de la Bunyola.

TRAMO 4: CUESTIONANDO EL PRESENTE

El último tramo parte de una posición conceptual de defensa, protección y reivindicación del Espai Natural del Delta del Llobregat frente a las grandes infraestructuras de la industria y el desarrollo metropolitanos. Está formado por elementos de mayor escala y trata de inducir a una reflexión sobre la sociedad de consumo, la situación actual del lugar y su vulnerabilidad. 

vallas perspect.jpg

Vista general de las vallas: aumentan a medida que se acercan a la Zona Franca.

valla final.jpg

Valla final y estructura. Inspirado en los miradores de pájaros.

vallas desde dentro.jpg

Zonas de descanso y vegetación entre las vallas.

Valla final; vista a la Zona Franca.

Tomando de nuevo como referencia el material de construcción del entorno agrícola y desintegrando la forma de la cabaña como refugio y protección, se llegó a la idea de las vallas de cañizo como elementos simbólicos de defensa.

Las vallas aumentan a medida que nos aproximamos a la Zona Franca a modo de frágiles muros defensivos. Se genera un paseo que de algún modo recuerda a un laberinto que nos guía sutilmente hacia el final del recorrido. El visitante, pasea libremente entre las vallas, encuentra zonas habilitadas para el descanso con bancos y vegetación.

 

Finalmente, el recorrido nos conduce a una última valla de gran altura que actúa como un mirador frente a la Zona Franca. Después de haber pasado por las otras partes del recorrido, que interpretan el pasado del lugar y de alguna manera lo homenajean, el final nos plantea cuestiones sobre un futuro que urge responder desde un claro compromiso medioambiental.

Planta. La distribución es más caótica a medida que se acerca a la Zona Franca.

MATERIALIDAD

Gracias a la elecccion de materiales biodegradables, respetuosos con el medio ambiente y coherentes con el entorno natural y agrícola de la zona, el recorrido se posa sobre el paisaje como un sedimento máse, como una huella que se suma a la historia del lugar y consecuentemente se somete al paso del tiempo y la degradación. Madera, terracota, cañas de río y hierro.

DSC_5278c.jpg
DSC_5255c.jpg

PROTOTIPO

DSC_5489personacolor.jpg
DSC_5532bnPERS.jpg